miércoles, 10 de diciembre de 2008

Edipo y la esfinge


En la mitología griega, la Esfinge era un demonio de destrucción y mala suerte, que se representaba como un monstruo con cabeza y pechos de mujer, cuerpo de león y alas de ave para causar el terror en los campos que circundaban la ciudad de Tebas. Acuclillada en una roca, abordaba a todos los que iban a entrar a la ciudad de Tebas planteándoles el siguiente enigma y matando a todos los que no fueran capaces de resolver sus enigmas.
Ante tan angustiosa situación, el rey hizo una proclama a toda
Grecia prometiendo que daría el reino, y a Yocasta en matrimonio, a quien resolviera el enigma de la Esfinge. Muchos vinieron de lejanos lugares y fallaron en la solución, pero Edipo, el hijo perdido de Layo y Yocasta, lo interpretó correctamente.

Los enigmas que planteaba la esfinge eran:
- ¿Cuál es el ser que anda con primero con dos, luego con tres y más tarde con cuatro patas y que, cuantas más patas tiene más débil es? La respuesta es el hombre, porque camina cuando es niño a cuatro patas, luego con las dos piernas y finalmente, se apoya en un bastón.
- Son dos hermanas una de las cuales engendra ala otra y, a su vez, es engendrada por la primera. La respuesta es el día y la noche, porque el día es la hermana de la noche ya que en griego el nombre día es en femenino.
Ningún tebano había sabido resolver nunca estos enigmas, y la esfinge los devoraba uno tras otro. Edipo resolvió enseguida los enigmas y la esfinge despechada se precipitó desde lo alto de la roca en que se posaba, aunque otros dicen que fue Edipo quien la arrojó.
Al matar la esfinge, los habitantes de Tebas le nombraron rey y Edipo se casó con la viuda reina que se llamaba Yocasta y la cual era su madre sin el ser consciente de ello.
Por ultimo, en esta imagen podemos observar como el arte moderno sigue haciendo referencia a la historia de Edipo. En la imagen, Edipo representa a todo el pueblo ya que nadie habia podido liberar al pueblo de la esfinge porque no sabian las respuestas de los acertijos que planteaba.

3 comentarios:

Tomás dijo...

interesante bicharraco el que es la esfinge, parece la Guardia Civil en un control de carretera, si vas bebido, no puedes seguir hacia el pueblo... que avanzados eran los griego ché.

trabajo interesante y de un personaje muy peculiar, sigue asi Coral!

Anónimo dijo...

Hola Coral^^ no te conozco ni nada por el estilo pero me hacia ilusion publicar una cosa así que si no te molesta aprovecho tu entrada.
Musas
Presentación
Hola, me llamo Jane y… bueno tengo 15 años, casi 16 y estoy aquí para contaros mi historia, no esperéis ni un final feliz ni nada por el estilo porque en esta historia no creo que lo encontréis, empecemos.
1ª Parte
Hoy es mi primer día de clase en un curso en el que no conozco a nadie que divertido ¿no?... bueno pero es lo que hay que hacer para poder estudiar lo que a uno le gusta, yo quería cambiar de instituto porque en el otro están mis amigos… pero bueno.
¡Vaya! Ya son las siete y diez hora de levantarse de la cama como mi hermana pequeña Maddie, que tonta, se levanta muy temprano. Bueno de buena mañana y ya tengo problemas no se que ponerme pero bueno a buscar, es muy difícil encontrar algo que le quede bien a una chica como yo de: 1,78 m. de altura, ojos de dos colores ( raro eh ), piel muy pálida llena de pecas, me siento feísima conmigo misma por no mencionar que soy pelirroja y lo raro de mis aficiones como por ejemplo cantar ( aunque solo en la ducha ), leer y escribir canciones la gente me suele considerar una chica alegre y simpática pero muy poca gente saber la verdad de mi existencia yo se que soy
1
Diferente a todos y por eso lo e pasado muy mal.
Mi vida era aburridísima siempre e estado a la defensiva, siempre todos han ido a por la mas débil ósea yo, e estado mas de 10 años así, diez años soportando todas las personas que se supone que me odian ( en el fondo creía que no tenían nada mejor que hacer ) pero todo eso me ha enseñado muchas cosas, me ha enseñado a que la gente puede llegar a ser muy mala y las persona inocentes que jamás dicen lo que piensan como yo cuando era mas pequeña en la sociedad tiene que grabarse algún sitio a la fuerza lo peor de mi es que es una fuerza que no tengo jamás e peleado contra una persona que no sea mi hermana y jamás lo e hecho intentando hacer daño siempre e sido la débil, la mosquita muerta y eso el año pasado acabo.
Bueno a todo esto ya estoy vestida, me he puesto mis vaqueros pitillo grises, unas converse negras, una camiseta roja y negra de tirantes y una chaqueta torera, no es muy moderna pero bueno.
Me aseo en el cuarto de baño lavo mis dientes me hago el almuerzo no desayuno nada, no me gusta comer tan temprano, son las ocho menos diez mi amiga estará a punto de llegar, voy abajo a esperarla no me apetece estar en casa salgo con un triste:
-Me voy.-digo esperando respuesta.
-Lleva cuidado.- dice mi padre sin moverse de la cama.
2
Espero en mi postigo sentada en la oscuridad en un rincón de la pequeña sala, huele a un desagradable olor a tabaco todo allí es frio e inerte e incluso la planta de decoración, como no, es de plástico cojo mi mp4 des bolsillo y me pongo música así se me quitan todas mis penas mi vida casi depende de ese aparato yo sin música no se vivir seria lo mas duro de todo lo que me puede pasar, quedarme sin música no se porque.
Anda si ya ha llegado Sall que rápido pasa el tiempo, Sall es algo mas baja que yo 1,65m. O algo así, pelo color chocolate (teñido como no) y planchado, ojos algo rasgados y oscuros, es algo mas morena que yo y la considero guapísima desearía ser como ella, muchos chicos la quieren y ella les dice a todos que no, es algo que no entiendo, ella esta en un curso menor, yo estoy en 1º de Bachillerato de Humanidades y ella en 4º de E.S.O por eso esta claro que voy a estar sola.

-¡Hola Jane!-dice Sall súper contenta ¿Cómo no?
-Hola Sall, que happy te veo, normal toda tu clase es de chicos eh.-digo ocultando toda mi tristeza.
-Calla, no es nada bueno, me volveré machorra.
-Ja Ja, que va te querré igual guapo.-digo sonriendo para animarla.
-Bueno pues hemos llegado.
-Ya que bien.-digo con una falsa sonrisa que se nota a un kilometro.
3
Le hecho un vistazo al edificio que jamás echare de menos es un edificio semi-nuevo, me siento orgullosa de decir que los de mi generación lo estrenamos así que el instituto tiene cinco años que no quiero repetir.
-Ya empieza, que divertido vamos a ser como el ganado un año mas.-digo con una mueca de indignación.
Sall se ríe.
-Ja Ja espero que nos llamen de las ultimas.
-Eso espero.
Pero mi suerte es penosa mi clase es de las primeras, sale un profesor y dice:
-1º de Bachillerato de Humanidades.
-Allí voy yo.- digo.
-¡Suerte Jane!-dice Sall.
Aquí vienen los empujones, como no, los odio jamás los echaría de menos cuando por fin entro en el patio me dirijo a la escalera de piedra, la subo y nos conducen hasta la que va a ser mi clase, es una clase extremadamente pequeña para todos los alumnos que somos, treinta y uno y aumentando vaya pero por lo menos conozco a algunas caras, la razón por la que no conozco a mucha gente es fácil antes estaba en el curso de ciencias pero al ver que me costaba me fui a letras y deje a mis amigas en ciencias, ya nos han sentado y estoy al lado de un chico que conozco desde el colegio se llama Thomy es mas alto que yo, pelo oscuro y de punta,
4
Gafas, ojos oscuros y ropa de bailarín, el adora bailar, bueno es su pasatiempo, también conozco un par de personas mas no me llevo excepcionalmente bien con ninguno de ellos pero espero poder conocerlos y que seamos amigos aunque tampoco me interesa demasiado.
Por fin llega mi tutor, es un hombre joven de treinta y pocos años con una barba dejada, pelo oscuro y muy corto, viste de una manera muy juvenil y cuando llega se acomoda y dice:
-Buenos días me llamo Albert y seré vuestro tutor a partir de ahora.
No me digas genio no lo sabíamos-pienso en mi fuero interno-.
-Os repartiré vuestro horario y luego aremos algo para que os conozca más.
Reparte los horarios y todo el mundo ve que nuestro “queridísimo director” los a cambiado y ahora salimos todos los días a las tres de la tarde, todo el mundo se queja mientras yo callo y miro al frente no me gusta discutir ¿para que? Harán lo que quieran.
Cuando la presentación termina salgo fuera, bajo por las escaleras de piedra y decido no ir a casa aun doy un pequeño paseo por mi patio veo y recuerdo todos esos momentos pasados allí, observo el edificio de color gris claro, el suelo del patio del mismo color y todos los muros iguales es un edificio frio y muerto.
5
Dios acabo de recordar que e de ir a por una hoja de libros voy con paso ligero hacia las oficinas de secretaria y allí lo vi, no se que me paso en ese momento pero sentí que mi corazón, que siempre había estado partido por la mitad, se unía y que yo misma me crecía jamás había visto a nadie tan sumamente perfecto, el era algo mas alto que yo, con unos magníficos ojos azules, tan azules que dolía mirarlos, un pelo negro como el azabache corto y despeinado, su cuerpo era desgarbado pero no por eso poco musculoso, e iba vestido de una manera que me resultaba muy atractiva: vaquero rasgados un poco por los costados, una camiseta negra y unas converse, juraría que son All Star que suerte.
No puede ser ¡Dios mío! Me esta mirando, uff are como si nada madre mía viene hacia aquí.
-¿Me da una lista de libros por favor?-digo educadamente a la secretaria sin prestar atención a lo que me rodea.
-Claro, ¿Qué curso?
-1º de Bachillerato de Humanidades.
-Otra para mi-me giro y veo que es ese chico me ruborizo al instante y me giro de nuevo.
-¿Del mismo curso?-dice la señora sin darse cuenta de mi reacción.
-Si.
6
-De acuerdo.- dice mientas se pierde en los armarios.
-¿Vas a mi clase?- pregunta.
-Em, te equivocas tu vas a la mía.-contesto sin mirarle a la cara.
-¿Y porque es así?
-Tal vez porque yo e estado en la presentación.- digo nerviosamente.
-Bueno no me mates, jajaja, soy nuevo me llamo Jack vengo de Francia por negocios de mi madre.
-Ah hola yo soy Jane y em… siempre e estado aquí.-digo con una cordial sonrisa.
-¿Te podría pedir un favor?- dice mirando hacia abajo.
-Dime.
-¿Serias tan amable de sentarte conmigo en clase?
Esa pregunta me deja K.O.
-Si…no me conoces de…nada…-digo perpleja.
-Pero te quiero conocer me pareces genial, tu forma de vestir me gusta.
-¿Hubieses preferido que viniera de rosa?-digo haciendo un gesto teatral.
-Ja jaja así estas muy bien.-dice sonriendo- otra cosa.
7
-A ver pide por esa boca.
-Me gustaría invitarte a casa esta tarde, bueno si quieres claro.- me dice totalmente rojo.
Uff menos mal no soy la única que se pone roja en estas situaciones pero madre mía que le contesto ¿Qué debería hacer? Dios bueno emm probemos.
-Em… yo…
-Aquí tenéis.-dice la señora cortando un poco ese momento tan incomodo.
-Bueno ¿Qué me contestas?- me dice impaciente por los nervios.
-Bueno pero… ¿Qué haremos?
-¿Te parece bien tocar un rato mis instrumentos?
-¿Cómo dices?- digo perpleja.
-Como lo oyes me has inspirando cuando t e visto paseando por el patio pensativa y e decidido que are música contigo.
-Bueno, ¿A que hora?
-¿Te parece bien a las cinco y media?
-Si como no emm… ¿Dónde vives?
-Tranquila iré yo a por ti jaja hasta luego.
-Adiós.- digo aun descolocada totalmente.
8
Vale, es la primera vez en mi vida que he estado tan nerviosa madre mía me voy a casa ya.
Dios ya son las cinco y cuarto y sin vestir, apuesto un poco sobre seguro, me pongo los mismo pantalones que esta mañana, los mismos zapatos pero otra camiseta compuesta por una camisa y una camiseta de tirantes encima con una corbata negra, yo me veo bien, me maquillo un poco, vamos lo normal, me peino me hacho mi colonia favorita y justo en el ultimo toque suena el timbre.
-Ya voy.-me adelanto hacia la puerta, y allí esta el dios es guapísimo.
-Hola.- me saluda con una sonrisa que hace que mi sangre hierva.
-Hola Jack, em… ¿nos vamos?
-Si.
Hago ademan de cerrar la puerta y el me dice:
-¿No te despides?
-No hay nadie, casi nunca hay.
-Oh vaya entonces como yo.
-¿Bueno donde vives?
-Pues te vas a sorprender
9
De repente nos paramos en la puerta de al lado y me dice:
-Aquí es.
-¿Enserio o estas de coña?
-Si, me has pillado vivo a tres mil kilómetros, jajaja anda entra, además por eso se como cantas y deseaba conocerte…
Me ruborizo y miro hacia abajo.
Entramos lentamente en la estancia con paso nervioso su casa era increíble, se suponía que la mía tenia los mismos metros pero la suya parecía mil veces mas grande al entrar por la puerta pasamos pos un leve pasillo de menos de dos zancadas, todo el suelo era de parquet (precioso para mi añadir), las paredes eran lisas y de color crema y unos muebles pequeños pero todos acordes con la pintura de la casa, solamente habían tres habitaciones entramos en la segunda habitación que era totalmente desacorde con el resto de la casa, era una habitación de colores oscuros, amplia con una magnifica cama de matrimonio y un sofá al otro extremo, un portátil cerrado tres guitarras y un teclado.
-Siéntate, ponte cómoda.
-Vale pero… ¿Aquí en el sofá no?-digo mientras lo señalo adoro ese sofá.
-Claro, donde quieras.-me dice con una media sonrisa que hace que se me detenga el corazón.
10
-Bueno ¿me vas a enseñar la música o no?
-Enseguida, ¿antes quieres tomar algo?
-No, da igual.
-A mi no, ¿te gusta la coca-cola?
-Si… pero no hace falta.
Antes de que termine la frase sale de la habitación y en unos instantes vuelve con una coca-cola en la mano y me la pone delante.
-Aquí tienes.
Me da la coca-cola y vuelve a su puesto inicial.
-Bueno pues vamos a tocar.
Entonces empieza a sonar una melodía que me suena muchísimo pero que no recuerdo de quien es.
-Me falta la letra.-dice rompiendo el hilo de mis pensamientos.
-Tranquilo eso es cosa mía.
Conforme el va tocando yo sin saber como empiezo a cantar una letra que desconocía completamente el sigue tocando pero veo en sus ojos que esta alucinado como yo, al instante para de tocar.
-¿Cómo conoces esa canción?-dice perplejo.
11
-No lo se, solo me ha salido así.-digo totalmente en estado de shock.
-Podría…ser…-dice en susurros casi inaudibles-no…es…ridículo.
-Eh oye ¿Qué te pasa?
-¿Jane es posible que tu siempre hayas sido un poco…solitaria?
-Algo ¿por?
-¿La música es importante para ti?
-Es mi vida.
-Aun no te lo puedo explicar porque no estoy seguro pero eres realmente fascinante para ti y para muchos.
-¿Yo? ¿Que pasa conmigo?
-Nada, has de irte ya.
-No hasta que me lo expliques.
-Vale, tu siempre has vivido con música por eso no es de extrañar que conozcas la canción.
Madre mía si el piensa que me trago eso… debe ser muy tonto pero bueno me hare la tonta a ver que pasa ya me enterare tarde o temprano.
-Bueno vale, si solo es eso.
12
-Ya es tarde tengo que empezar a hacer la cena.-dice mirando hacia abajo.
-Me voy a casa, ¿Mañana te toco el timbre para ir juntos a clase?
-Me encantaría.-dice sonriéndome pero ahora no tengo tiempo para distraerme con eso.
Bueno voy a descuadrarlo un poco a ver si así gano algo jaja.
-¿E…esto…a ti te gusta…el dulce?
-Me encanta lo dulce.
Dios esa respuesta me ha descuadrado un poco.
-¿Qué es lo que mas te gusta?
-La tarta de chocolate, me encanta.
-Interesante…
-¿Por qué lo dices? ¿Cuál es tu dulce favorito?
-Por nada. El tocino de cielo, dios lo adoro.
-A mi también me gusta mucho.
-A guay bueno me voy, adiós.
-Ojala no te fueras.-dice con un brillo extraño en los ojos.
-Ya, que pena pero es tarde, demasiado tarde adiós.-me acerco a el para darle dos besos y me dirijo a mi puerta,
13
Mientras el me dice adiós con la mano.
Cuando cerré la puerta estaba en un momento doble entre éxtasis y frustración, éxtasis porque jamás había sentido esto antes era la cosa mas especial que había sentido jamás y frustración porque deseaba con todo mi ser saber el porque de ese comportamiento extraño de Jack.
Esa noche me costo horrores conciliar el sueño por los nervios del día siguiente y por el problema de los sueños raros así que pienso en el tema de esa tarde y termino quedándome inconsciente en mis propias divagaciones.
Se que estoy es un sueño pero todo parece súper real una voz me llama ¿es mi madre? No esa no es su voz ¿Quién es? ¿Cómo que quieres de mí? ¡No a el no!
Me levanto de sopetón y empapada en sudor oh son las seis voy a levantarme ya y así me doy una ducha.
Madre mía mi cara tiene una pinta horrible después de descansar mal odio las pesadillas, espero estar mejor cuando venga Jack.
Bueno mi aspecto a mejorado, me visto corriendo porque el esta a punto de venir lo arreglo todo y justo antes de sentarme a esperar suena mi timbre, recorro con agilidad el pasillo abro la puerta y allí lo veo a el totalmente perfecto a las ocho de la mañana es increíble me saluda con una enorme sonrisa dos besos y me roza la cabeza con la mano.
14
-Bueno días, ¿Lista para ir a clase?
-No hay otro remedio jaja.
-Pues vámonos.
Caminamos en silencio e intentaba de tanto en cuanto dirigir una mirada rápida a Jack, el chico mas perfecto que conozco, al rato cuando llegamos a la puerta del instituto el empezó a hablar de su vida, me conto que no tenia padre porque murió en un accidente y que su madre se pasaba el día fuera de casa por trabajo, era una gran empresaria, me dijo que el siempre estaría cerca de mi que jamás me dejaría sola que no le gustaba nada que yo me sintiera sola y que siempre cuidaría de mi porque yo era su primera amiga aquí y el era así ( yo por dentro me reí pero por fuera me puse como un tomate) en el fondo pensaba que el era súper especial era único pero no era mío.
Al entrar en clase todo el mundo se quedo pasmado con Jack, a mi bueno digamos que me usaron de percha, me ignoraron totalmente pero sentí que unos ojos me miraban me gire y vi que un chico muy misterioso, el era totalmente diferente a Jack ojos de un color verde intenso y penetrante, un cabello rubio algo largo pero no lo suficiente para ser una melena despeinado de manera muy cuidadosa, una piel bien bronceada y bastante uniforme, su cara era excepcional aunque la mayor parte la ocultaba no se porque aunque pude fijarme en ella porque al igual que el yo no apartaba
15
La mirada de sus ojos era como si hipnotizaran. Solo el y Jack tenían sus ojos puestos en mi y en ese chico rotando de un lado para otro.
Nos sentamos en la fila central pero lo más lejano de la pizarra y de todos le pregunte el porque y me dijo que para tener mas intimidad en nuestras cosas, a lo largo del día descubrí que el chicho misterioso se llamaba Nick pero la verdad no tengo ni idea de cómo se podía concentrar en los profesores si solo tenia ojos para mi, de tanto en cuanto yo dirigía una mirada inocente hacia su posición ya que por lo menos tendría derecho de observarle ¿no? La verdad en ese termino me importaban un carajo mis derechos, solo quería saber que se ocultaba en el, en una ocasión le mire y el sostuvo mi mirada demasiado tiempo así que la aparte, no me la jugué otra vez solo por si acaso. Al finalizar la tercera hora nos dirigimos hacia el patio ese lugar en el que los profesores pensaban que los alumnos mas jóvenes se desfogaban pero estaban equivocados, muchos alumnos esperaban ese pequeño periodo de tiempo para fumar a escondidas, otros para ver a sus parejas y otros simplemente almorzaban y estaban con los amigos.
Mientras estaba con Sall, Jack y Thomy vi que Nick venia hacia aquí, Sall se emociono de una manera sobre humana, y de repente me dijo:
-Dios Jane ¿No es la persona más maravillosa que has visto?
16
-Sall, lo conozco, va a mi clase se llama Nick.-Digo con una sonrisa de soberbia.
-¡Dios Jane preséntamelo!-Me dijo con tono suplicante.
Al poco tiempo teníamos a Nick a nuestro lado se acerco a mí y me dijo:
-Hola ¿Eres Jane no?
-Si, encantada ¿Querías algo?
-Solo saludar je je es que no tengo muchos amigos y eso…
-Ah bueno pues te presento a una amiga mía que seguro te caerá muy bien.- Digo señalando a Sall.
-Hola.-dice ella muy cortada.
-Hola.- dice Nick mirando a Sall de arriba abajo estudiando su expresión.
-Ah, bueno…esto… ¿Querías algo?
-Pues…me preguntaba si…
-¿Si?-digo empezando a impacientarme.
-¿Te gustaría almorzar conmigo?
En cierta forma Nick era muy guapo, largos cabellos rubios y despeinados, unos ojos enormes y verdes y una cara que podría ser perfectamente la de un modelo y un cuerpo esbelto y bien formado.
17
-Eh, ¿Por qué me haces esa pregunta?- digo extrañada.
-Pues porque… soy nuevo y me has parecido maja…además me gustaría conocer más a tú amiga.-dice mirando a Sall.
-Pues claro quédate.-digo con una risa un poco forzada.-Anda ven que te presente a Jack.- me dirijo hacia Jack y hago un ademan de acercarlos.-Jack, Nick, Nick, Jack.
Se dan la mano firmemente y nos encaminamos al patio todos juntos, Nick no contaba nada de su vida solo que adoraba aprender, amaba los idiomas y se notaba que tenia mucho respeto a sus padres, era genial estar con ellos tres.
-Oye Jane.-dice Sall.
-Dime Sall.
-Ven conmigo un momento.
Me adelanto con ella y empieza a decirme.
-Jane por favor vamos a quedar todos en tu casa esta tarde anda.
-No se Sall…En que estoy pensando ¡vamos!
Me dirijo hacia ellos y les digo.
-¿oye os venís esta tarde a casa a ver una película?
-Por mi bien siempre que estés tu.
-Si, muchísimas gracias.-dice Nick
18
-¿Qué queréis ver?-digo despreocupada.
-Elegid vosotras.- dice Jack.
-Si, eso mismo lo que vosotras queráis.-dice Nick.
-No, vosotros sois los invitados, vosotros elegís.
-Pues yo elijo que tú elijas.-dice Jack haciéndose mofa de mí.
-Terror, vale Nick, vale Sall.-digo ignorándole para que sufra.
-A mí me parece bien.-dice Jack haciendo caso omiso de mí arranque por ignorarlo.
.A mí estupendo, adoro esas películas.-dice Nick encantador.
Noto como Sall empieza a apretarme el brazo más fuerte seguro que será la emoción.
Lentamente al terminar las clases nos dirigimos a mí casa Sall y yo preparamos todo para esa tarde, pusimos el aire acondicionado en caliente (era octubre pero hacia frio), hicimos palomitas, pusimos muchos dulces en un recipiente, preparamos la película y cuando todo estaba listo nos pusimos a comer.
Después de comer limpiamos la cocina y esperamos a que los chicos nos tocasen el timbre para subir, en ese mismo instante el móvil de Sall sonó.
-¿Si? ¿Quién es?-dice Sall dirigiéndose a quienquiera que estaba ahí.
19
-Sall, soy mama tienes que venir a casa de inmediato.
-¿Que? ¿Por qué? ¿Qué ocurre?
-La abuela esta enferma, tienes que venir ya.
-Ah bueno, de acuerdo mama ya voy.
Cuelga el teléfono y me mira muy triste.
-He de irme.


es algo largo y tal pero espero que os guste^^ solo llevo una pequeña parte.

Maribel dijo...

Ay, la esfinge... qué criatura tan extraña! Jajaja, no me gustaría ser Edipo y encontrarmela por ahí, con ese cuerpo furulao jaja.
Bueno, tonterías aparte, el trabajo está muy bien jeje, espero el próximo!