miércoles, 14 de marzo de 2012

Cancion de Orfeo

żHas venido a convencer a
la culpa de que todavía no han aprendido
żHas venido a recuperar enfermos Orfeo
De la fuerza y ??el coraje de su canción sublime
Llévenme con ustedes no se convierten
Me llevan a la luz del día
Llévame contigo, no me dejes
Me vendaron los ojos, pero ya se siente el calor
Es hora de despertar
Es 's tiempo para renacer
Se sienten en sus manos
Y es un recordatorio de por qué caliente '
Tengo que despertar
Cuidar de ti
Volver a la vida
Volver a la vida
Usted ha venido a defender
Para librar a su obstinación por imponer demasiado
żHas venido a recuperar
Héroe distraído por las voces que caer en la tentación
Lléveme con usted no escucha
Me llevan a la luz del día
Llévame contigo, no me dejes
La puerta está cerca y ya me siento el calor
Es hora de despertar
Es 's tiempo para renacer
Se sienten en sus manos
żY por qué es un recordatorio de tibia
Tengo que despertar
Es hora de despertar
Volver a la vida
Volver a la vida
Volver a la vida
Volver a la vida

¿Qué es la música?

http://www.cdsantodomingo.com/revista/?p=240

En este enlace podemos encontrar un interesante artículo realizado por Moisés Espinosa, alumno de 1º de Bachillerato del Colegio Diocesano Santo Domingo, sobre el significado de la música para las personas.
En él, se pueden encontrar opiniones al respecto de personajes célebres en el gran mundo de la música pero también las opiniones de personas de a pie, de jóvenes y mayores, entre las que me incluyo.

Es un artículo realmente interesante y aprovecho para promocionar este espacio virtual de información hecha por gente como nosotros sobre temas que realmente nos interesan a todos.

La cabeza de Orfeo llega a Lesbos

Unas ninfas se encuentran la cabeza cercenada de Orfeo

J.W. Waterhouse, 1900.
Colección privada

Una cancion de niños

Al pasar la barca,
me dijo el barquero:
las niñas bonitas
no pagan dinero.

Al volver la barca
me volvió a decir:
las niñas bonitas
no pagan aquí.

Yo no soy bonita
ni lo quiero ser.
Las niñas bonitas
se echan a perder.

Como soy tan fea
yo lo pagaré.
Arriba la barca
de Santa Isabel
Grabación utilizada: Gluck: Orfeo & Euridice
Intérprete: Fink, Bernarda/ Cangemi, Veronica/ Kiehr, María Cristina
Director de Orquesta: Jacobs, Rene
Compositor: Gluck
Orquesta: Rias-Kammerchor

He perdido a mi Eurídice,
nada iguala mi desgracia;
¡Cruel destino! ¡Qué fatal severidad!
Nada iguala mi desgracia;
¡No puedo soportar mi dolor!
Eurídice, Eurídice
responde, ¡qué suplicio!
¡Respóndeme!
Soy tu fiel esposo;
escuchas mi voz que te llama.

He perdido a mi Eurídice,
nada iguala mi desgracia;
¡Cruel destino! ¡Qué fatal severidad!
Nada iguala mi desgracia;
¡No puedo soportar mi dolor!
¡Eurídice! ¡Eurídice!
¡Silencio mortal! ¡Vana esperanza!
¡Qué sufrimiento!
¡Qué tormento desgarra mi corazón!

He perdido a mi Eurídice,
nada iguala mi desgracia;
¡Cruel destino! ¡Qué fatal severidad!
Nada iguala mi desgracia;
¡No puedo soportar mi dolor!
“Si fueras tú mi Eurídice, oh señora,
Ya que soy yo el Orfeo que te adora,
Tanto el poder mirarte en mí pudiera,
Que sólo por mirarte te perdiera;
Pues si perdiera la ocasión de verte,
Perderte fuerais, por no perderte.
Mas tú en la tierra, luz clara del cielo,
Firmamento que vives en el suelo,
No podía ser que fueras
Sombra, que entre las sombras asistieras;
Que el infierno contigo alumbrara;
Y tu divina cara,
Como el sol en su coche,
Introdujera auroras en la noche.
Ni yo, según mis sentimientos veo,
Fuera música Orfeo;
Pues de amor y tristeza el alma llena,
No pudiera cantar, viéndote en pena.”

Francisco de Quevedo

Euridice en caballeros del zodiaco

Eurídice es la amada del caballero de Plata Orfeo de Lira. Ambos se quieren profundamente y llevan una vida tranquila y feliz. Un día Eurídice fue mordida en un pie por una serpiente venenosa que le provoca la muerte.